La posición central de Bélgica en Europa es una verdadera encrucijada del mundo latino y germánico. El multilingüismo y la libertad política, social y religiosa han contribuido al carácter cosmopolita del país. Bélgica es hoy en día una sociedad multicultural basada en la tolerancia y el respeto mutuo. Este maravilloso País, que cada vez nos enamora más, cuenta con numerosas perlas que son el fruto de grandes corrientes arquitectónicas. En la Edad Media se erigen catedrales y campanarios, monumentos que aún adornan las ciudades del arte belga.
En el siglo XX, Bruselas se convirtió en la capital del art nouveau gracias al conjunto de todos estos elementos, que determinan la inestimable riqueza arquitectónica del País.
Bélgica también debe su éxito a otros factores: una fuerza laboral altamente capacitada, multilingüe y flexible, la proximidad de los centros internacionales de toma de decisiones con sede en Bruselas, múltiples incentivos financieros y fiscales, precios inmobiliarios asequibles, una larga tradición de hospitalidad y una excelente seguridad social. Hablamos de un país hospitalario escogido por muchos inmigrantes de diferentes países que, con ojos esperanzados, han visto a Bélgica como un espejismo, un destello de confianza, llevándolos a establecerse en la nación. Aquí, en todas las épocas, intelectuales y personalidades importantes han encontrado refugio, como Karl Marx, Victor Hugo, Alexandre Dumas, Charles Baudelaire, Auguste Rodin.

Conduciendo entre esta pura e intacta naturaleza, caracterizadas por grandes bosques, nuestro equipo de Exportación no pudo evitar de identificarse en la quietud y la hermosura paisajística de esta nación, donde ciervos y liebres cruzan la carretera sin miedo y donde los pájaros se acercan para lograr comida, conscientes de que aquí nadie les hará daño, porqué el respeto hacia cualquier ser viviente es una prioridad y un deber moral de los belgas.

Nuestro destino es Geel, una ciudad de 40.000 habitantes a una hora de la capital.
Desde el siglo XIII, Geel ha sido la comunidad psiquiátrica terapéutica abierta más grande del mundo.
De hecho, está cerca del santuario de Saint Dinfna (niña de origen irlandés que en el siglo VII d. C. eligió el martirio para no ceder a las intenciones incestuosas del padre), que se sabe que trata las enfermedades mentales en particular y protege la asistencia familiar.
A lo largo de su historia se formó una red de asistencia generalizada, una especie de asilo, pionero en su época, que no ha dejado de fascinar a los visitantes de todos los tiempos y ser citado continuamente como un modelo para las comunidades terapéuticas con vistas a la desinstitucionalización.
Atraído por estos métodos de tratamiento, el padre de Vincent van Gogh también pensó en enviar a su hijo para acudir a las curas proporcionadas en Geel.

Aquí acudimos al evento de Serge van Lommel, dueño de la tienda AD VINDUM especializada en diferentes estilos de vinos de todo el mundo: Sud África, California, Francia, Italia y España se encuentran a compartir las estanterías de esta hermosa tienda, decorada tan en el detalle, no solo desde el punto de vista visual, sino que también desde el punto de vista emotivo. Sí, porqué Serge, junto a su mujer Suzanne no solo venden vinos, sino que venden emociones, amor por lo que hacen, esfuerzo continuo, perfección y dura labor. Con grande fatiga nos referimos al hecho de que ambos no paran ni un momento, su energía es indomable, indescriptible con palabras, sino que solo con imágenes. Cuando Serge nos recogió en el Hotel y nos llevó a una preciosa casa campesina de madera en el medio de la nada, donde tenía lugar la cata, cada 5 minutos bajaba del coche y, vestido con su traje, como si no le importara nada mancharse, ponía los carteles que indicaban a la gente el camino para llegar sencillamente al evento. Serge con su martillo, sus paneles y tanta esperanza es lo que se quedará grabado en nuestras cabezas, un hombre que vale para esto y más.

¡Una maravillosa casa de campo ha sido nuestro hogar en los días del 13 y 14 de octubre, días de típica temperatura belga de octubre, mucho sol y 27 grados! ☺
La degustación es el arte de usar los sentidos para descubrir y apreciar vinos y cavas. Gracias al uso de los cinco sentidos, se puede aprender a percibir los más mínimos matices de sabor y aromas, comenzando a apreciar el origen y el camino desde las uvas hasta el producto terminado, por esto un evento más enfocado hacía la gente verdaderamente interesada en un lugar remoto, ha sido lo ideal.

Todo fue impecablemente organizado, nuestra mesa de toda la gama Mont Marçal era situada justo en frente a la entrada, entre cuadros flamencos y utensilios antiguos de elaboración de vino, siendo la primera etapa de los clientes que llegaban. La afluencia de la gente ha sido sorprendente, teniendo en cuenta que fue un fin de semana muy caluroso para los belgas, que incrédulos disfrutaban de cavas y vinos al aire libre en un jardín estilo renacentista entre flores colorados y arbustos viejos. Después de momentos de alta intensidad de afluencia y de goliardescos momentos con los invitados, la cata de nuestros productos tuve un éxito exponencial. Los productos más apreciados han sido nuestro Grand Cuvé Reserva, nuestro Mont Marçal Brut y …nuestro producto estrella Aureum. Sirviéndonos de presentaciones Power Point de explicaciones más generales acerca del proceso de elaboración del cava, de las uvas autóctonas utilizadas y más concretamente de nuestros productos, la gente se quedó impactada, adquiriendo aún más conocimientos.

Bélgica es un mercado muy importante para nosotros, los belgas son catadores expertos y curiosos, saben cómo consumir nuestros productos y como maridarlos con su exquisita gastronomía local. El aspecto más destacable ha sido la asistencia de visitantes, la mayor parte de aquellos que llegaron al principio del evento se quedaron hasta el final, una señal muy positiva que se traduce como algo importante, la gente estaba a gusto, en harmonía con los demás y el entorno amical.

Nos llevaremos en el corazón la dulzura de Suzanne, siempre acompañada de su fiel chihuahua Oesie, la amabilidad de otros dos colaboradores que nos han ayudado mucho desde el punto de vista organizativo, y también el ritmo frenético, la diversión y el optimismo de Serge y esperamos presenciar en marzo a su otro tan atendido evento.

Hartelijk dank AD VINDUM!